El Ayuntamiento de Berja acondiciona todas las ramblas del municipio y hace reparaciones en los barrios

Tras las intensas lluvias con las que finalizó el pasado año 2016, que dejaron inutilizadas las ramblas y caminos de Berja, provocando socavones y grandes arrastres de tierra, el consistorio virgitano comenzó a trabajar para devolver a la normalidad todos aquellos caminos y ramblas afectados, con la mayor celeridad posible.


Muchas de estas ramblas son accesos a fincas de cultivos intensivos, por lo que la premura en la vuelta a la normalidad era prioritaria, ya que los agricultores no podían acceder a sus invernaderos y corrían el riesgo de perder sus cosechas. Ante esta situación, la mañana siguiente a las lluvias se empezó a habilitar de nuevo el paso a todas las ramblas que habían quedado intransitables.


Tras un duro trabajo, en el que además de reacondicionarlas se ha actuado para evitar el daño en futuras riadas, las ramblas han vuelto a la normalidad y ya pueden ser transitadas por vehículos y viandantes sin ningún problema. Según ha declarado el alcalde de Berja, Antonio Torres, “la agricultura es el principal motor de nuestra economía, y por ello velamos para que los caminos estén siempre en perfecto estado para que los agricultores puedan desarrollar normalmente su trabajo, procurando que siempre que pasa un temporal se intervenga inmediatamente para paliar los destrozos. Los agricultores virgitanos saben que es así, y en estos días nos han hecho llegar su agradecimiento por la celeridad en reparar los daños causados por las lluvias”.


Al margen de estas intervenciones de emergencia, el consistorio virgitano está llevando a cabo otra serie de obras para el mantenimiento de los diversos barrios. De este modo, se ha procedido a la limpieza integral y desbrozado de las cunetas de muchas carreteras y caminos, como es el caso de la carretera de Ugíjar, desde Alcaudique a El Cid, o la que une los núcleos de Berja y Castala, incluyéndose el área recreativa, donde se han reparado las barbacoas y los cañizos que cubren las zonas donde estas se ubican.


Ya en el centro de la población, se ha actuado en el Cerrillo de Pago y en el Cerro Matadero, dos zonas de difícil orografía, por lo que en ellas se han colocado un buen número de pasamanos y barandas para que los viandantes puedan servirse de ellos y circular por esas calles con más seguridad. También ha sido reparado el pavimento en ambas zonas. En las próximas semanas se llevarán a cabo las mismas actuaciones en el Cerro San Roque, garantizando así el bienestar de nuestros vecinos.