El Ayuntamiento de Berja pone a punto sus cementerios de cara a la festividad de Todos los Santos

El Ayuntamiento de Berja ya ha comenzado a intensificar las labores de mantenimiento de los cementerios de Berja y Benínar de cara a la próxima festividad de Todos los Santos, en la que se espera que una gran cantidad de vecinos acudan al cementerio a visitar las tumbas de sus seres queridos.

Las labores realizadas por los operarios municipales se han encaminado al embellecimiento del cementerio con nuevas plantas ornamentales, así como la pintura de muros y la poda de árboles y setos.

En cuanto al horario de apertura del campo santo para estos días, se mantiene el horario habitual, es decir, de lunes a domingo, por las mañanas de 10 a 2 y por las tardes de 4 a 7.

Además, como cada año, el día 1 de noviembre, Festividad de Todos los Santos, se celebrará una misa en el camposanto virgitano en sufragio de las almas de los que allí reposan. Para este día el Ayuntamiento de Berja pone a disposición de los vecinos un servicio especial de autobús desde distintos puntos de la localidad hasta el cementerio. El recorrido que tiene previsto realizar el transporte público es el siguiente. A las 11:15, parada en la Cruz del Humilladero; a las 11:25, en la Plaza de la Constitución; a las 11:35, el autobús parará en el Apeadero de Autobuses y a las 11:45 en Alcaudique. La eucaristía dará comienzo a las 12:00 horas, y a su término los autobuses retornarán a Berja. En el otro cementerio del municipio de Berja, el de Benínar, se celebrará ese día también una misa, a las 10 de la mañana.

En los últimos años el ayuntamiento de Berja ha realizado una intensísima intervención en el campo santo virgitano. El cementerio, construido en la primera década del siglo XX, presentaba ya serias deficiencias, sobre todo en los nichos ubicados junto a su muro perimetral, que amenazaban con derrumbarse. Ante esta situación, se procedió a la exhumación de los restos que se encontraban en esas zonas para reubicarlos en nichos de nueva construcción. En total se derribaron 1.208 nichos, a la par que se han ido reconstruyendo en un número similar, levantando también más de cien columbarios para cenizas. Además se colocó tela asfáltica en los grupos de nichos que tenían buen estado de conservación y se ha dotado al campo santo de una docena de escaleras para acceso a los nichos.

Con todo lo expuesto, el cementerio virgitano presenta hoy en día un aspecto inmejorable, con todos sus enterramientos en perfecto estado y con un número de nuevas sepulturas que garantiza las necesidades de la población a medio plazo.