Madres y alumnos se concentran para reivindicar un monitor en el aula específica del Celia Viñas

Los padres y madres de un grupo de alumnos del CEIP ‘Celia Viñas’ de Berja se han concentrado este lunes a las puertas del centro escolar para reivindicar a la Delegación Territorial de Educación que destine un monitor para atender a seis escolares con gran dependencia en una de las aulas específicas del colegio, de modo que han anunciado que sus hijos no acudirán a clase hasta que la Junta no solvente esta situación.

Los alumnos y los padres, que reclaman la incorporación de un monitor adicional, se han reunido en el inicio de curso a las puertas del colegio para reivindicar una “atención digna” para los escolares, dado que actualmente el aula es atendida por un maestro y un monitor, si bien la “gran dependencia” de los escolares precisa la llegada de un segundo monitor. “Uno de los niños tiene trastorno del espectro autista y para él solo ya se necesitaría un monitor”, ha explicado una de las madres que participa en la protesta.

En este sentido, desde el colectivo han apuntado que se han remitido varios escritos a la Junta de Andalucía y se han mantenido hasta dos reuniones con la delegada territorial de Educación, Francisca Fernández, para pedirles un monitor más aunque, según su versión, “la solución que nos han dado es que nos apañemos con los recursos que hay en el colegio”, donde hay una segunda aula específica con cinco alumnos que también cuenta con un monitor.

De este modo, las reclamantes han asegurado que aunque se ha reconocido que sería necesario contar con un segundo monitor, “no vamos a quitarle el monitor a unos niños para dárselo a otros”, por lo que van a mantener sus protestas a las puertas del centro hasta que se atienda la petición. “Son niños muy dependientes y como padres no vamos a tolerar que unos se queden sin monitor para otros lo tengan. No vamos a entrar hasta que no nos den una solución”.

Por otra parte, han recordado que desde hace meses se ha solicitado a la Junta que ejecute las obras de adaptación en materia de accesibilidad y seguridad en el centro, dado que el aula en el que se ubican los escolares precisa una salida de incendios puesto que su puerta principal se ubica junto a un cuadro eléctrico que, en caso de arder, obstaculizaría la salida.

“Se han hecho simulacros de incendio que han sido un desastre y así figura en los informes”, han explicado las madres, quienes han alertado sobre las dificultades que supondría la evacuación de estos alumnos, que se mueven en silla de ruedas, por parte de únicamente dos personas. En la misma línea, han recordado que es necesario adaptar la entrada del aseo del aula para que los escolares puedan acceder correctamente. “Aún estamos esperando a que se libere ese dinero”, han añadido.