Aprobada la segunda fase de las obras del Molino del Perrillo de Berja

La Junta de Gobierno de la Diputación Provincial de Almería aprobó el pasado día 3 de junio la segunda fase de las obras de rehabilitación del Molino del Perrillo de Berja, lo que implica que no existirá parón entre la primera y la segunda fase de esta importante obra, que está siendo financiada por el Ayuntamiento de Berja y la Diputación de Almería.


Las obras de reconstrucción del edificio se retomaron a finales del mes de abril, y van avanzando a buen ritmo, estando previsto que el andamio que actualmente sustenta la fachada se pueda retirar a principios del mes de septiembre, para cuando ya estará lista toda la nueva estructura interior del edificio, que, junto con la rehabilitación de la fachada y las cubiertas, constituyen la primera fase de la obra. La segunda fase conlleva la construcción de la futura Biblioteca Municipal, que estará dotada de las últimas novedades existentes para este tipo de dependencias y que multiplicará sensiblemente el espacio destinado a este servicio cultural, actualmente ubicado en las traseras de la parroquia de La Anunciación. Para una tercera fase quedará la reconstrucción de la vivienda burguesa, en donde se creará el futuro museo de la ciudad, así como la sede del Centro Virgitano de Estudios Históricos. En esta parte del edificio se reintegrarán todos los elementos originales que fueron delicadamente desmontados (suelos, columnas, puertas y ventanas, rejerías…), de modo manual, y que se encuentran protegidos a la espera de su incorporación a la nueva obra.


Edificio emblemático


Ubicada en la emblemática calle del Agua, la casa del Molino del Perrillo es una edificación que data del año 1865, cuando fue mandado construir por el rico minero virgitano don Gregorio Lupión Escobar. La vivienda se levantó con los mejores materiales del momento: finas yeserías y estucados, escalinatas y columnas de mármol, fantasía en la forja de sus rejas, puertas de estilo francés, suelos hidráulicos con multitud de diseños… Y conservó en su interior un molino de agua, que se ha mantenido en uso hasta no hace mucho años. Popularmente, se dice que este edificio tenía “tantas puertas y ventanas como días del año”. Estas características convierten a esta construcción en la Casa Palacio más emblemática de Berja, por lo que el Ayuntamiento está mimando su rehabilitación y quiere convertirla en referencia patrimonial de la ciudad.