La traca más grande de la provincia se quemará en Berja el próximo 8 de septiembre

Como viene sucediendo desde hace más de cuatro siglos, el próximo día 8 de septiembre Berja celebrará la festividad de su patrona, la Santísima Virgen de Gádor Coronada. Esta multitudinaria cita religiosa, a la que acuden miles de personas -muchas de ellas procedentes de las comarcas de la Baja Alpujarra y el Campo de Dalías, e incluso de las provincias limítrofes-, revestirá este año un carácter singular, pues en ella se podrá disfrutar de la traca más grande de la provincia de Almería.

 

En efecto, al término de la procesión de la patrona, cuando ésta se coloque en el atrio del templo para despedirse de sus devotos, se quemará una traca de bombas que tendrá más de un kilómetro de longitud, superando con creces a las bombas detonadas en Dalías para la entrada del Cristo de la Luz. El año pasado, con motivo de la Coronación Pontificia de la Virgen, la traca, ofrendada a la patrona por el Ilustrísimo Ayuntamiento de la ciudad, ya tuvo unas enormes dimensiones, pero este año éstas serán superadas, dado que la peña “El Garbancero”, fundada el pasado año por Antonio Yacet, sumará sus fuegos artificiales a la gran traca final. El alcalde de Berja, Antonio Torres, ha destacado que “nuestra ciudad va a celebrar a lo grande el día de su patrona, disfrutando de un espectáculo pirotécnico sin precedentes que dejará impresionados a todos los que lo contemplen”. 

 

Una devoción secular

La devoción a la Virgen de Gádor se inició en el año 1588, cuando dos ermitaños de remota procedencia trajeron la imagen a Berja. La Hermandad se fundó en el año 1592, y ya en el año 1604 aparecen documentados en los libros de actas del cabildo los fastos en su honor, por aquellos entonces protagonizados por las costosas fiestas de Toros y Cañas.

 

Con el paso de los siglos el fervor hacia la imagen ha ido aumentando paulatinamente, en buena medida gracias a la fama de milagrosa que rodea a la imagen, sin duda una de sus características más singulares. En la novena que se reza cada día, se lee la crónica de algunos de los milagros más importantes atribuidos a la intercesión de la Virgen de Gádor, como la curación del niño ciego de Benejí; o la sanación de un cáncer a una vecina llamada Vicenta Frías, madre de muchos hijos; o la ayuda de la Virgen al marinero virgitano José María Vilches en el Golfo de Valencia, donde lo salvó de un naufragio.

 

Pero estos prodigios no son cosa del pasado, sino que, según los devotos, siguen produciéndose hoy en día. En este sentido, el pasado domingo se grabó una entrevista a una virgitana residente en Barcelona, que se difundirá próximamente en algunos medios, en la cual Soledad Robles -que así se llama la señora- ha relatado cómo su hija Margarita sufrió un derrame cerebral que la hizo caer en estado de coma. Los médicos no le daban ninguna esperanza de que superase la enfermedad, pero una hermana suya le llevó una estampa de la Virgen de Gádor Coronada y milagrosamente despertó del coma, tras permanecer más de un mes en ese estado, y manifestó que Ntra. Sra. de Gádor se había dirigido a ella en sueños. Actualmente se recupera de su dolencia y tiene previsto venir a visitar a la patrona de Berja en cuanto le sea posible realizar un viaje en avión.

Esta histórica y  profunda devoción por la patrona virgitana, fue reconocida el pasado año 2016 por la Iglesia, al decretar el papa Francisco la coronación pontificia de la sagrada imagen (el máximo reconocimiento eclesiástico que se tributa a una efigie mariana), acto que se llevó a cabo el día 3 de septiembre en una magna celebración en el Paseo de Cervantes.

 

 

Los cultos patronales

La Virgen se encuentra normalmente en su santuario del paraje de Pixnela, pero baja a Berja dos veces al año, en cuaresma y en septiembre. El pasado día 27 de agosto tuvo lugar la segunda Bajada de este año, durante la cual se están sucediendo los cultos tradicionales. Hasta ahora se han celebrado la Vigilia de la Adoración Nocturna, la misa de Unción de Enfermos, y la Función Principal de Instituto, con imposición de medallas a los nuevos hermanos.

 

El pasado fin de semana los actos se centraron en la conmemoración del I Aniversario de la Coronación Pontificia de la Virgen. Para ello, el día 1 se proyectó en el Teatro Ciudad de Berja Miguel Salmerón un magnífico documental, realizado por Manuel Alejandro Cruz, que bajo el título “Y Berja fue su corona”, resumió en casi una hora todos los actos de la coronación. También, con este motivo, la sacrosanta imagen fue expuesta en devoto besamanos durante la jornada del domingo. El hermano mayor, Antonio Campos ha manifestado que “vivimos momentos muy emotivos durante el Besamanos. Los devotos llegaban sobrecogidos por poder tener tan cerca a la Virgen. Hubo muchos fieles que se desplazaron desde lejos al conocer por las redes sociales que la patrona estaba por primera vez en besamanos. Las lágrimas y la emoción fueron constantes a lo largo de la jornada”. Así mismo, una exposición fotografía, que se distribuye a lo largo de las naves laterales de la iglesia, recuerda el día de la coronación.

 

La novena, que comenzó el día 1, está preparando a los devotos para la gran fiesta del 8 de septiembre, que vendrá precedida por la ofrenda floral del día 7. El viernes, a las doce de la mañana, tendrá lugar la primera misa de la festividad de Ntra. Sra. de Gádor. Por la tarde, a las 19:30 h., se rezarán el rosario y la novena, tras la cual comenzará la Santa Misa, presidida por el Vicario General de la Archidiócesis de Granada, y concelebrada por numerosos sacerdotes. Una vez terminada, la Virgen de Gádor coronada saldrá en procesión por las calles de la ciudad, escoltada, como siempre, por un cortejo de devotos portando velas, que supera tradicionalmente el millar de personas. Acompañarán también a la patrona virgitana las hermandades y cofradías de la ciudad, así como otras corporaciones religiosas de la diócesis de Almería o de la de Granada, como la Hermandad de Ntra. Sra. de la Cabeza, patrona de Motril; la del Cristo de la Expiración de Órgiva; o las de San Sebastián y el Ecce Homo de Lanjarón. Terminada la procesión, llegará el momento de que la noche se haga día, y de que la plaza de la Constitución, estalle por sus cuatro costados para celebrar a la Virgen de Gádor.